Consejos para detectar falsos expertos

Blog

Consejos para detectar falsos expertos

Lo has visto. Pones la televisión y aparecen programas de este tipo a casi todas horas. De hecho existen canales que parecen nutrirse de forma casi exclusiva de este tipo de espacios. Esos donde unos expertos en interiorismo reforman por completo enormes casas, casi siempre en Estados Unidos, dando lugar a espacios completamente novedosos, acogedores y muy, muy cools. Todo ello nos deja una cosa bien clara: el interiorismo está de moda.

Y hablamos, claro, no solamente de reformas en enormes casas, sino también de toques, más o menos importantes, en espacios urbanos, un tema en muchas ocasiones algo más complicado debido a la limitación de espacio que tenemos. En la Ciudad Condal, por ejemplo, se ha conseguido crear algunos lugares realmente especiales gracias a esta labor realizada por empresas profesionales que están a la vanguardia de las nuevas tendencias, por lo que no es complicado afirmar que el interiorismo en Barcelona de la mano de Barcelonareformas.com, por ejemplo, es uno de los que consigue resultados más espectaculares y modernos.

Huye de los falsos expertos

Sin embargo, el hecho de que el interiorismo sea una tendencia en la actualidad y existan tantas posibilidades de acceder a un conocimiento superficial sobre esta actividad tiene una segunda lectura mucho menos positiva: la aparición de los falsos expertos. Efectivamente, cada vez son más los autodenominados expertos en interiorismo que, sin contar con la preparación y la experiencia adecuada, se anuncian como tales. Y su actividad, mal enfocada, puede dar al traste con todas las ilusiones que has puesto en tu nuevo hogar.

Y es que ser un experto en interiorismo no consiste en ver programas de televisión o en leer revistas sobre esta temática… o al menos no puede consistir únicamente en esto. Entender los espacios, estar al tanto de las nuevas tendencias y saber manejar la tecnología de hoy en día que puede ser una gran aliada nuestra son factores tan importantes o más que los primeros, y en muchas ocasiones no aparecen con la frecuencia que deberían.

La ardua tarea de detectarlos

Así pues, para intentar evitar que un mal interiorista nos arruine nuestros sueños, ¿cómo podemos reconocer a esos falsos expertos? Quizá la mejor manera sea comprobar su grado de seguridad en sus afirmaciones y, aun más, la claridad de sus exposiciones. Si no las muestra de una forma ordenada, empezando por lo general y descendiendo hasta lo más específico, hasta los más nimios detalles… desconfía. Normalmente lanzar ideas de forma anárquica (ideas que no tienen que ser forzosamente malas, pero que en su agregación anárquica terminan por no ser de ninguna utilidad) es una muestra de “falso experto”.

Exactamente lo mismo podemos hablar respecto del uso de las nuevas tecnologías… Los falsos expertos suelen trabajar a golpe de inspiración y apenas las utilizan. Además, estos falsos expertos tienen una característica muy definida, que es la de trabajar casi siempre en solitario, sin estar adscritos a empresa alguna. Eso hace que no puedan compartir experiencias comunes y que tampoco puedan tener tanta heterogeneidad en su formación. En suma, confía en tu buen olfato y no te dejes engañar.