Qué equipamiento mínimo debe tener un parking

Blog

Qué equipamiento mínimo debe tener un parking

Listos para una tarde de compras. Como tantísimos otros; imposible encontrar un hueco para aparcar o, por lo menos, para hacerlo antes de que cierren las tiendas. Bajas al parking, porque es la única forma de dejar el coche rápido y a buen recaudo. ¿Te habías fijado alguna vez en los elementos básicos del aparcamiento? Aquí te contamos lo básico en cuanto a equipamiento para parkings.

Lo primero que te encuentras es una barrera. Claro, su misión es precisamente controlar las entradas y salidas de vehículos. A lo mejor es una de esas que leen la matrícula -si te colocas en el lugar adecuado, claro- y ni siquiera te tienes que preocupar de bajar la ventanilla, sacar el brazo y hacerte con el ticket. En días de lluvia agradecerás haber conservado tus extremidades dentro del vehículo hasta llegar a tu plaza. Tu experiencia será mejor aún si cuentas con un dispositivo de telepeaje y ese es un parking de los que admiten este sistema como medio de pago; no necesitarás ni sacar la tarjeta para poder salir.

Parkings con protecciones para todos

Encuentras un hueco libre y, ¡oh, sorpresa! El propietario se preocupa por el bienestar de sus inquilinos temporales y ha colocado protecciones en la plaza. Este no es un elemento indispensable, pero te vendrá muy bien la espuma si eres de los que gustan de estrenar cada nuevo parking que pisa su coche. Pueden estar en las columnas, en las esquinas o en la pared o suelo como tope para que no aparques tan de oído. Además, sirven para proteger también a las personas, sobre todo niños que estarán más preocupados por ver a Papá Noel que esa esquina afilada. También puede haber protecciones antichoque en las rampas entre un piso y otro.

Un elemento que puede evitar posibles disgustos, y gordos, es el espejo. Una solución muy sencilla cuando hay problemas de visibilidad y que no es utilizada con tanta frecuencia como debería. Puede que los usuarios del parking sean conscientes del entorno en que se encuentran, pero tal vez los peatones que caminan por la calle no tengan tan presente que justo detrás de esa esquina puede que haya un vehículo saliendo. Los hay incluso de 360 grados, para casos en los que confluyen varias vías.

Lo más cómodo, el pago telemático

Cargado hasta los topes de la condición humana, vuelves a tu coche y consigues colocarlos a todos -bolsas y niños- para reiniciar la marcha. Como al principio, si el parking no dispone de sistemas de pago telemático, tendrás que parar en la cabina de pago o hacerlo en la barrera para que se abra. Como el lugar está regentado por un propietario preocupado por los que le rodean (clientes y empleados), dispondrá de una amplia cabina con todos sus elementos ergonómicamente adaptados que permiten una buena visión desde el interior. De nuevo, a colocarte en el lugar indicado, esperar un instante a que la barrera te deje el paso libre y vuelta al hogar.